Destacadas

Trabajadores del INTI de Rosario siguen con la protesta en la sede de La Siberia

El paro por despidos no se levanta

Aseguran que mantendrán la protesta hasta que reciban alguna señal de parte de las autoridades. Dicen que desmantelar el INTI es «atacar al estado y a la industria». La intranquilidad sobrevuela entre los 53 trabajadores del Instituto.

 

Los trabajadores del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) de Rosario mantienen el paro y acampe en la sede local del Conicet, en Ocampo y Esmeralda, reclamando la reincorporación de los cuatro empleados despedidos esta semana. «Hasta que nos muestren una señal concreta vamos a seguir con la medida de fuerza», dijo a Rosario/12 el delegado Gerardo Maisler. Los trabajadores siguen buscando el apoyo de organizaciones políticas y sociales para visibilizar la difícil situación que atraviesan. «Atacar al Inti son muchas cosas en una, es atacar al estado, a la industria, los controles. El resultado de este conflicto se puede disparar para cualquier lado y los efectos pueden ser terribles a todo nivel», advirtió el delegado. ATE convocó ayer a un paro, con movilización, para el 15 de febrero para rechazar los despidos en los organismos estatales.

Con una volanteada, los trabajadores del INTI Rosario continuaron ayer con el plan comenzado hace unos días para dar a conocer lo que está ocurriendo en el organismo estatal, luego de confirmarse los despidos de cuatro personas. Dos recibieron el telegrama, mientras que las otras cesantías fueron confirmadas y comunicadas por el director Javier Piazzece el pasado martes, tras varios días de incertidumbre luego que la dirección central del organismo cursara 258 telegramas en todas las sedes del interior del INTI.

De todos modos, la intranquilidad sobrevuela entre los 53 trabajadores del Instituto porque estiman que pueden producirse más despidos. «Esto ya pasó de los rumores a la realidad, vemos que en otros organismos del Estado fueron por tanda, acá estamos esperando lo peor porque como no hubo criterio creemos que le toca a cualquiera», señaló Maisler.

Uno de los cuatro despedidos, José Spensieri, es delegado de ATE, por lo que el gremio presentará un amparo judicial por no respetar su condición de representante gremial. También cesantearon a Walter Aquino, un docente de la Facultad de Ciencia Política que fue director del INTI Rosario durante 11 años hasta ser reemplazado por Aquino. El otro despedido es Hernán Zoss, que se desempeñaba como coordinador del área de Asistencia de Gestión a Empresas, con evaluaciones anuales por encima del nueve, un excelente perfil profesional, y una referencia en todo el país por las capacitaciones que realizaba.

El objetivo de los trabajadores del Inti es contar «la importancia de nuestros trabajos y su aporte para una sociedad más justa y a una industria nacional y soberana. Esta situación afecta tanto a los trabajadores del Estado como a los privados, razón por la cual queremos que se sepa la gravedad de esta avanzada contra la columna vertebral del sector productivo», señalaron.

En los volantes que los trabajadores entregaron ayer explicaban: «Cuando cargás nafta, los surtidores fueron verificados por el INTI para que entreguen la cantidad de litros que pagás. Cuando pesás tus cosas en el supermercado, las balanzas fueron verificadas por el INTI para que efectivamente te entreguen lo que indican. Los juguetes y mamaderas fabricadas con plástico fueron controladas por el INTI para que no contengan sustancias tóxicas. Muchos de los productos para celíacos que están en las góndolas fueron desarrolladas en las plantas piloto del INTI. Los radares que controlan velocidad están verificados por el INTI para que no te multen por velocidades debajo de la máxima».

En el marco de las protestas, ayer se realizó una actividad en la sede central del INTI, ubicada en el Parque Tecnológico Miguelete, en Villa Martelli, que permanece ocupada, para denunciar la avanzada del gobierno nacional contra la organización sindical y los trabajadores de todos los organismos afectados por los despidos en Senasa, el Hospital Posadas, Minera Río Turbio, Fanazul. Además, confirmaron la realización de un paro nacional y movilización para el próximo 15 de febrero.

«Fuimos objeto de una persecución política -un auténtico modus operandi que se repitió ya en otras situaciones‑ que nos retrotrae a las épocas más oscuras de la historia de nuestro país», expresaron los trabajadores y trabajadoras de dichos organismos e institutos en un comunicado.

Noticias Relacionadas

Valdés destruyó a los medios hegemónicos y lo dejo grogui a Fantino en Animales Sueltos

Editor

“Me siento en estado de indefensión con este Poder Judicial”

Editor

El papelón de Iguacel en TN contra La Cámpora: «No tengo pruebas»

Editor
MinutoSantaFe.ar