Nacionales

Cristina y Alberto expresaron fuertes repudios contra los discursos de odio que recibió una ministra española

La ministra de Igualdad de España, Irene Montero, fue hostigada por la extrema derecha en el Parlamento y recibió mensajes con fuerte contenido misógino. Recibió el respaldo del oficialismo español y de las máximas autoridades argentinas.

La extrema derecha española, conformada por Vox y el Partido Popular (PP), tomaron como centro de sus ataques a la ministra de Igualdad, Irene Montero, este miércoles en el Parlamento. Fue durante el debate de los presupuestos, que la diputada de Vox, Carla Toscano, dijo que el “único mérito” de la ministra era “estudiar en profundidad a (su pareja, Pablo) Iglesias”, palabras que habían pedido remover del diario de sesiones. De inmediato, Montero salió al ataque, tildó a la ultraderecha de «fascistas» y los denunció por ejercer «violencia política».

“Las feministas y las demócratas somos más y, le vamos a parar los pies a esta banda de fascistas, con más derechos”, exclamó Montero al pedir la palabra en la sesión en medio de fuertes aplausos. El presidente, Alberto Fernández, repudió los hechos contra la represente de Podemos, mientras que la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner compartió en sus redes el video de la funcionaria.

“Que se incorpore al diario de sesiones la violencia política que se está ejerciendo en la sede de la soberanía popular para que no se borre, para que después de mí no venga ninguna, para que todo el mundo pueda recordar la violencia política y quiénes la ejercen”, solicitó Montero en su intervención. Un día antes Montero había recibido ataques por parte de la concejala de Ciudadanos y responsable del área de Economía e Innovación del Ayuntamiento de Zaragoza, Carmen Herrarte, quien le dijo que ella está «donde está porque la ha fecundado el macho alfa».

La discusión se dio en el marco del debate por los presupuestos mínimos para la cartera que lleva adelante Montero y, también, según informaron los medios españoles, luego de un arduo debate por la Ley de Libertad Sexual -conocida como “sólo si es sí”- aprobada hace un mes, que despertó críticas por presuntamente rebajar las penas a quienes cometen delitos contra la integridad sexual.

Lo sucedido tuvo una rápida repercusión y distintas figuras de la política se pronunciaron al respecto. “Estamos juntos contra la violencia machista. Negarla es una forma de ejercerla. Subirla a la tribuna del Congreso es cruzar una línea intolerable. Seguiremos adelante con convicción y determinación”, escribió el presidente español, Pedro Sánchez, y le declaró su apoyo a Montero.

El mandatario argentino, por su parte, sostuvo: “La violencia política y machista contra las mujeres es intolerable, y debemos repudiarla con fuerza cada vez que sucede. Toda nuestra solidaridad con la ministra”. Fernández de Kirchner, en tanto, compartió el video de la ministra que lleva la consigna: “Basta de violencia política”.

Desde Vox, en cambio, vieron el incidente como un «escrache» a Toscano, se quejaron de que se les llamara «fascistas» y acusaron de «sectarismo» al socialista Alfonzo Rodríguez Gómez de Celis que presidía la sesión plenaria. «¡Qué piel tan fina tienen los que van de la mano de filoterroristas, los que apedrean actos políticos, los que sueltan violadores, los que defienden la pederastia, los que indultan a corruptos y golpistas, los padres de toda violencia!», escribió en sus redes sociales el presidente de Vox, Santiago Abascal, según reportó RTVe.

¿Qué dice la ley «sólo si es sí» de España?
Según reporto el diario El País, Montero señaló que la rebaja de pena a algunos condenados por delitos sexuales en aplicación de la Ley de Garantía de la Libertad Sexual se debe a que hay jueces que “están incumpliendo la ley” por “machismo”, y defendió la calidad del texto legal.

Entre los puntos más relevantes, la normativa se centra en el consentimiento al disponer que «solo se entenderá que hay consentimiento cuando se haya manifestado libremente mediante actos que, en atención a las circunstancias del caso, expresen de manera clara la voluntad de la persona». Esto implica que una agresión sexual no supone necesariamente la violencia física.

En tanto, el reparo por parte de los jueces se ancla en el principio de inocencia, dado que el texto de la ley obliga al acusado a demostrar que la víctima dio el consentimiento antes del acto sexual, es decir debe probar que es inocente, vulnerando así las bases del derecho penal. En tanto, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), órgano de la Justicia española que publicó en 2021 un informe con cuestionamientos, entre ellos había alertado por la reducción de las sentencias ya que el texto de la nueva ley establece la baja de las penas mínimas o máximas en el caso que no hubiera agravantes.

Un mes después de la aplicación, los abogados de condenados en diferentes casos por violación comenzaron a pedir la reducción de penas para sus defendidos. Paradojicamente, uno de ellos podría ser el caso de «la manada» -en el que cinco hombres violaron en grupo a una joven de 18 años en la ciudad de Pamplona-, el hecho sobre el que se fundó el texto de la propuesta impulsada por Montero. El defensor de los acusados ya anunció públicamente que apelará las sentencias a raíz del nuevo régimen.

Noticias Relacionadas

La Cámpora y el PJ bonaerense evalúan medidas

Editor

Morales y Manes acordaron definir el candidato a presidente de la UCR en una interna abierta

Editor

Avanza el financiamiento del segundo tramo del gasoducto Néstor Kirchner

Editor