Destacadas

Liberaron a Eduardo Rossano, detenido al voleo cuando pasaba por la marcha contra la reforma previsional

Un infierno que duró 42 días

La Justicia procesó a 33 personas, incluido el joven de 19 años que había ido a pasear a Capital y terminó en la cárcel. Otras cinco continuaban en prisión. Según el fallo, los manifestantes “increparon” a las fuerzas de seguridad y eso motivó su “intervención”.

 

Tras pasar 42 días en la cárcel, Esteban Rossano salió en libertad. El joven de 19 años había sido detenido el 14 de diciembre durante la primera de las dos las protestas contra la reforma previsional. Vino a pasear a Buenos Aires con un amigo y fue detenido al voleo, como tantos otros durante la violenta represión policial de aquel día. El juez federal Claudio Bonadio dispuso ayer su liberación, aunque seguirá procesado. En la misma resolución, el magistrado procesó a otros 33 imputados en la misma causa, acusados de intimidación pública, atentado a la autoridad agravado y daños, y sobreseyó a otros 11. Rossano fue el único de los seis detenidos en el marco de éste expediente que recuperó la libertad.

Adrián Albor, abogado de Rossano, contó ayer PáginaI12 que esperaban que el joven recuperara su libertad anoche a última hora. Al cierre de ésta nota solo restaba que le realicen exámenes de rigor en el penal de Marcos Paz.

El abogado explicó que el juez dictaminó el procesamiento de Rossano por los delitos de intimidación pública y resistencia de la autoridad, pero revocó la prisión preventiva que regía desde el 14 de diciembre. “Tenía que justificar por qué lo mantuvo preso tantos días. Esteban no tiene nada que ver, ya hemos aportado las pruebas y queremos que se tomen las declaraciones testimoniales”, añadió Albor. “La justicia está haciendo el trabajo sucio de Macri, desalentando la protesta. La manifestación es absolutamente válida, pero este chico no tenía nada que ver con la protesta, no tiene idea de política, ni siquiera sabía qué se estaba tratando en el Congreso”, insistió el abogado.

El día de la primera protesta contra la reforma previsional, Rossano, oriundo de Morón, había venido a la Ciudad de Buenos Aires junto a un amigo para pasear. Luego de almorzar, se tomaron el subte, pero bajaron en la estación equivocada, en Sáenz Peña. Cuando ambos salieron a la calle, quedaron en medio de la represión.

Esteban ayudó a una mujer que había caído por las escaleras y luego le exigió a unos gendarmes que dejaran de golpear a otra persona. Los efectivos lo agarraron de los pelos y lo detuvieron, mientras su amigo logró escapar para luego dar aviso de la detención. Albor denunció que Esteban fue golpeado, tanto en el edificio Centinela, donde lo llevaron los gendarmes luego de detenerlo, como en el Servicio Penitenciario Federal. También explicó que las fuerzas de seguridad plantaron evidencia (una mochila con piedras y panfletos políticos) para justificar la detención decidida por Bonadio.

En su resolución de ayer, Bonadío también dictó la falta de mérito para otros 7 de los acusados y sobreseyó a dos de los imputados, según consta en el fallo de 107 páginas difundido a través del portal del Centro de Información Judicial, que depende de la Corte Suprema de Justicia.

El magistrado hizo un repaso de los hechos ocurridos el 14 de diciembre, se refirió incluso a las distintas posiciones políticas en relación a la reforma y aseguró contar con imágenes de la actitud asumida de casi todos los procesados durante aquella jornada. Sin embargo, en el caso de Rossano reconoce que “no se cuenta con filmaciones”, pero según el juez “existen a su respecto elementos que evidencian su accionar”. Esos elementos de prueba serían la mochila que le fue secuestrada aquel día, en la que había “piedras y prendas de vestir con inequívoco fin –común a quienes concurren a manifestaciones para practicar desmanes– de cambiar su apariencia y dificultar su identificación”. Sin embargo, el joven ya declaró que tanto las piedras como unos panfletos fueron plantados por las fuerzas de seguridad para justificar su detención.

En su descripción de los hechos, el juez justificó la represión. Relató que el 14 de diciembre, cerca de las 13, “diferentes grupos de personas de ambos sexos, entre los que se encontraban algunas con su rostro cubierto, comenzaron a increpar al personal de la Gendarmería Nacional y de la Policía Federal Argentina que estaba en las inmediaciones de la Av. Rivadavia y Callao, por un lado, y la Av. Rivadavia y Bartolomé Mitre”. “Tal situación –continuó el juez– motivó la intervención de las fuerzas para hacer cesar el delito mediante los elementos habituales para tal fin, dispersando a los manifestantes, lo cual se repitió varias veces, pues los mismos tornaban al lugar una y otra vez para continuar con las agresiones”.

El fallo no hizo ninguna referencia a las agresiones que sufrieron algunos legisladores nacionales, como la diputada Mayra Mendoza, que fue rociada por gas pimienta, pero hizo un listado con las supuestas lesiones de los policías y efectivos de Gendarmería.

En relación a las seis personas que continuaban detenidas en el marco de este expediente (Juan Salomón Vallota, Sebastián Giancarelli, Diego Parodi, Pablo Giusto, José María Carrizo y Esteban Rossano), el magistrado dispuso sólo la liberación de una (Rossano).

Noticias Relacionadas

Valdés destruyó a los medios hegemónicos y lo dejo grogui a Fantino en Animales Sueltos

Editor

“Me siento en estado de indefensión con este Poder Judicial”

Editor

El papelón de Iguacel en TN contra La Cámpora: «No tengo pruebas»

Editor
MinutoSantaFe.ar