La denuncia del periodista Juan Pedro Aleart contra su tío por abuso sexual volvió a poner en valor el papel de la Educación Sexual Integral en las escuelas y la importancia de la herramienta para que niñas, niños y adolescentes puedan contar sus experiencias.

Sin embargo, el Senado provincial mantiene una deuda de casi dos décadas con los santafesinos al no tratar ni aprobar una reglamentación que permita aplicar de forma eficiente la Ley Nacional 26150, que establece que las y los estudiantes tienen derecho a recibir Educación Sexual Integral en los establecimientos educativos públicos, sean de gestión estatal o privada.

Desde hace varios años, la provincia de Santa Fe busca contar con su propia herramienta legal que garantice ESI a cada estudiante con información científica brindada por docentes. 15 años después de la sanción nacional la provincia sigue sin poder traspasar la barrera del senado para tener una ley propia.

En diciembre pasado, el proyecto aprobado en noviembre de 2022 por la Cámara de Diputados no fue incluido en las sesiones extraordinarias y volvió a perder estado parlamentario. La iniciativa para obtener una reglamentación provincial que garantice el real acceso a la ESI en todas las aulas, ya había sido ignorado por la Cámara Alta en 2018 y 2020.

Según pudo averiguar Rosario Plus, los legisladores de los espacios que impulsaron la reglamentación de la ESI anteriormente volverán a presentar el proyecto la Cámara de Diputados provincial.

La iniciativa proponía incorporar la Educación Sexual dentro de las propuestas educativas; asegurar la transmisión de conocimientos pertinentes, precisos, confiables, actualizados y acorde a la edad de los estudiantes; fomentar actitudes responsables y de cuidado ante la sexualidad; promover conductas sexuales seguras; brindar herramientas para la salud sexual y reproductiva; prevenir embarazos no deseados, disminuir la mortalidad materna por abortos inseguros y enfermedades de transmisión sexual; entre otros objetivos propuestos en el documento.

Además, el último proyecto establecía la creación del Programa de Educación Sexual Integral que tenga la tarea de «diseñar, implementar y evaluar las acciones de Educación Sexual Integral» desarrolladas en el territorio santafesino y establece al Ministerio de Educación y en el futuro de la Dirección Provincial de Educación Sexual Integral como autoridad de aplicación.

El proyecto definía, también, que cada institución educativa debe incluir la ESI en su proyecto institucional, adaptándola a la realidad sociocultural y a las necesidades de sus estudiantes.

Los anti ESI

Aunque la reglamentación provincial de la Ley Nacional 26150 cuenta con el apoyo de la mayoría de los espacios de la Cámara de Diputados (UCR Evolución, PJ, Ciudad Futura, PSA, GEN y PS), algunos bloques siguen oponiéndose a la ESI.

En 2022, el Bloque Vida y Familia, conformado por Nicolás Mayoraz, Natalia Armas Belavi y Juan Domingo Argañaraz, presentaron un proyecto de ley que tiene como «objeto propender al
fortalecimiento de la cohesión y comunicación al interior de las unidades familiares, y asegurar el goce y ejercicio efectivo del derecho preferente de los padres de educar a sus hijos, a fin de que ellos reciban la educación moral y religiosa que sea acorde con sus convicciones, en el ámbito de los establecimientos educacionales de gestión pública o privada en los niveles de enseñanza inicial, primaria y secundaria que corresponden al tramo obligatorio del sistema educativo provincial».

Según la iniciativa, los colegios «deberán tener especial consideración al derecho de los padres a educar a sus hijos conforme a sus convicciones morales y religiosas, y asegurar que sus hijos reciban una educación conforme a las mismas».