Nacionales

Juntos por el Cambio suspende internas y se abroquela para defender a la Corte Suprema

En medio de las latentes, y muchas veces visibles, tensiones en Juntos por el Cambio, la defensa del orden actual del Poder Judicial volvió a unir a la alianza opositora. En este caso, frente al tratamiento de una fibra sensible, la ampliación de la Corte Suprema. En ambas Cámaras del Congreso, la coalición se plantará en contra de la iniciativa en danza bajo la consigna tácita de no seguir la agenda de Cristina Kirchner. La vicepresidenta estará presente en la sesión convocada para este jueves en el Senado y se esperan discursos encendidos post atentado. En Diputados, el clima se planteó igual de cerrado respecto a esta propuesta y los legisladores arrancaron con nuevos meses de deliberación interna para sentar postura frente a otra ley de magnitud, el Presupuesto 2023.

A las 14 de este jueves, sonará la chicharra en el Senado. El interbloque de Juntos por el Cambio no dará quórum, por lo tanto no aportará números para permitir que se habilite la sesión. El dictamen propone la ampliación de la Corte a 25 miembros pero habrá una modificación, producto de las negociaciones parlamentarias, para reducir el número a 15. En caso de garantizar el inicio del tratamiento, la principal alianza opositora votará en contra del proyecto. Si el oficialismo llegara a lograr la media sanción, ya se encendieron las alarmas en Diputados. El radical Mario Negri advirtió que el Gobierno «no tiene los votos» en la Cámara Baja.

En el Senado, también habrá espacio para el show político. Al momento de las cuestiones de privilegio, no se descartan discursos referidos a las reacciones oficialistas post atentado contra Cristina Kirchner. Más allá de posibles referencias a ese 1 de septiembre a la noche, la oposición podría enfocar su arsenal en el «falso» llamado al diálogo. Un pedido del oficialismo acompañado, según la lectura cambiemita, por movimientos bruscos en el Congreso, sin la búsqueda de acuerdos reales. De hecho, ese fue un análisis compartido por ambas Cámaras: convocatoria a una mesa de paz y, en paralelo, el avance hacia la ampliación de la Corte.

En contra de la iniciativa se pronunciaron, en estos meses, varios líderes de la oposición, entre ellos Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich, dos presidenciables. También lo hizo Elisa Carrió, fundadora de la Coalición Cívica, o Gustavo Valdés, gobernador de Corrientes, y Gerardo Morales, su par de Jujuy, dos los nombres en danza para posibles fórmulas mixtas. El mandatario correntino estuvo este miércoles junto a Facundo Manes, aspirante a la Casa Rosada y una figura a contener dentro del espacio. Si bien en el entorno del neurocientífico aseguraron que no piensa en una ruptura, no todos consideraron lo mismo y lo siguen de cerca.

La Corte funciona, en la actualidad, con cuatro miembros. Dos de ellos, nombrados por Mauricio Macri vía decreto. Y, como ocurrió con la reforma judicial orientada a crear más juzgados federales, o con la modificación de la Ley del Ministerio Público Fiscal, en caso de avanzar la ampliación en el Senado, el proyecto dormirá en Diputados.

«Si el kirchnerismo logra ampliar la Corte en la sesión del Senado será una jugada DISTRACTIVA. No tiene los votos en Diputados. Además, cada nuevo ministro de la Corte necesita 2/3 del Senado, una mayoría que no tienen ni tendrán. La Constitución nos protege de los autoritarismos», dijo Negri en sus redes sociales, donde también hizo foco en la agenda errada del Gobierno nacional. La primera advertencia al oficialismo.

El 6 de septiembre, hubo un importante encuentro de Gerardo Morales, presidente de la UCR, con distintas figuras del partido. Muchas de ellas con banca en el Congreso. El encuentro abordó diversos temas, desde lo electoral hasta el posicionamiento frente al atentado contra CFK. En ese listado se incluyó al funcionamiento en el Congreso. En ese entonces, se dijo que los debates deben darse en el recinto, que no hay que dejar el hemiciclo para que el Congreso no se paralice (en clara crítica a la actitud PRO en la sesión especial para repudiar el intento de asesinato de la vicepresidenta). Pero también se aclaró que deberían ausentarse de quórum en leyes judiciales «pro impunidad».

Estas posturas parlamentarias fueron refrendadas por la mesa nacional del espacio mediante un comunicado en el que rechazó «los intentos de ataques a la Justicia, que generan un distanciamiento de más instituciones de los verdaderos problemas que padecemos los argentinos». Una especie de crítica al ojo o la lectura que el Gobierno hace de la realidad. Pero también, con el texto, se negó cualquier posibilidad de diálogo porque, para la conducción de la alianza, «no hay manera de construir consensos en la dirigencia política que hoy reclama y exige la sociedad, si desde el propio Gobierno se alienta una agenda que nada tiene que ver con resolver» los problemas importantes.

Por fuera de este debate, en Diputados avanza el Presupuesto 2023. La alianza no tiene la intención ni de apurar ni de demorar la agenda pero con la convicción de que, al desfile de expositores, no tiene que faltar ningún funcionario importante. Por eso, el martes pidieron citar al titular del Banco Central, Miguel Pesce, y a directores de las empresas del Estado «más deficitarias», como Aerolíneas Argentinas. Una firma sobre la que volvió el ex presidente Mauricio Macri en una entrevista televisiva, con una posición extremadamente crítica.

Si bien el tratamiento en comisión empezará la semana que viene, ya hubo algunas señales de alarma en la alianza. En principio, y con muchas semanas de distancia, podría repetirse el escenario de algunos diputados opositores en contra y otros más inclinados por la abstención. El año pasado tuvo lugar una situación similar, pero triunfó el rechazo absoluto.

El diputado de Evolución, Martín Tetaz, mostró preocupación por la «inclusión del blanqueo en el artículo 72″ del proyecto. Aseguró, ante la consulta de El Destape, que «el kirchnerismo trata mejor a la gente que no cumple que a la gente que cumple. Lo hace como filosofía», con ejemplos como «salario básico universal» o «moratorias». En el primer caso, pagándole «a alguien que no trabaja» y, en el segundo, «siendo más generoso con el que no aportó que con el que aportó». Según el legislador, si se incluyera algún beneficio para los que hicieron las cosas de manera correcta, o si se destinara «el dinero para juicios de los jubilados, el párrafo podría tener razonabilidad». Además, no se mostró convencido por las previsiones de crecimiento y, mucho menos, con las de inflación».

Otra de las iniciativas con final incierto es la ley de Humedales que empezará a tratarse en comisión este jueves. Hay una decena de proyectos en consideración, con la consíguiente división de voluntades. Si bien hay voluntad de avanzar en algo consensuado, eso no pasaría en las próximas horas. Una de las críticas giró en torno a la ansiedad, cuando debería haber semanas de discusión. Es que en el temario hay tres textos del Frente de Todos, tres de JxC, dos del interbloque Federal, uno corresponde al Frente de Izquierda y otro al interbloque de Provincias Unidas.

 

Noticias Relacionadas

Tomas de escuelas: el CELS denunció que el Gobierno porteño mandó carta documento a padres

Editor

Máximo Kirchner reaparece en la escena pública a un mes del atentado contra Cristina

Editor

Siguen en conflicto 15 escuelas de CABA y hay 6 tomadas

Editor
MinutoSantaFe.ar