Rosario

Lo mataron a balazos desde una moto frente a la casa de su pareja

Ocurrió en la noche de este miércoles en barrio Roque Sáenz Peña. Los delincuentes habrían disparado al menos una docena de tiros

Gastón Ezequiel Córdoba, de 23 años, sabía que iban a matarlo. Este último mes personas que él conocía fueron dos veces hasta su casa para amenazarlo. Y también se hicieron presentes en la casa de su pareja, con la que tenía un pequeño bebé, y donde le dijeron: “Vendé para nosotros si no te vamos a matar a vos y a todos”. En esa misma casa de Escalante al 6500, en el extremo sur de la ciudad, poco después de las 19.30 de ayer lo mató uno de los dos ocupantes de una moto que llegó y lo sorprendieron en la puerta de la vivienda.

Detrás de la historia del crimen de Gastón aparece la de su hermanastro, Yair Leonel León, un pibe de 16 años que desde el 23 de octubre falta de su casa de Pasaje 529 al 500, también en la zona sur rosarina. “Lo llevaron dos tipos y no volvió más”, dijo un amigo del chico anoche mientras el cuerpo del joven asesinado era subido a la mortera.

En esa zona del extremo sur del barrio De la Carne se sabe quiénes buscaban a Gastón, que trabajaba de albañil y no quería involucrarse en el tema de las drogas. Dicen que “son de la banda del Polaquito”, un joven que está preso en Piñero. “Él no quería nada de eso, tenía un hijo y se deslomaba para que no le faltara nada a la familia”, contó un vecino.

Según el fiscal Patricio Saldutti, la víctima estaba en la vereda con otras personas cuando llegó una moto con dos ocupantes. “Fueron directamente a la víctima, lo buscaban a él. La moto se paró frente al domicilio y el acompañante bajó decidido. Apenas el joven notó la situación empezó a correr para meterse en la casa y entonces el hombre armado también lo corrió y le disparó en dos tandas. Volvió a subir a la moto de la que el conductor nunca se bajó y huyeron”, dijo el fiscal. En la escena del hecho se levantó una docena de vainas servidas calibre 9 milímetros que fueron disparadas en dos tandas por el agresor.

“En principio —agregó el fiscal— queda claro que iban contra la víctima porque en el lugar había otras personas, familiares y vecinos, y no dispararon contra ninguna otra persona”.

Respecto del móvil, Saldutti no adelantó nada y explicó que continuaría hoy con la toma de testimonios en el entorno de la víctima para establecer qué problemas previos podría haber tenido. En ese sentido, la desaparición de su hermanastro en una punta de la cual el fiscal empezará a tirar para ver hasta dónde llega con la pesquisa.

Noticias Relacionadas

Gafa hará una inversión millonaria para expandir su planta de Rosario

Editor

Sin descanso para las balas

Editor

Con la restauración de su escultura insignia buscan recuperar el edificio de Gobernación

Editor
MinutoSantaFe.ar