Destacadas

El fondo de Cargill pone un pie en el cable de Vila y Manzano

La operación la cerraron Joost Newbery y Manzano y es para inversión en fibra óptica.

 

El fondo de inversión Carval, propiedad del Grupo Cargill, le otorgó un préstamo de 40 millones de dólares a Supercanal para empezar a pasar a fibra óptica su red, una de las más atrasadas del mercado.

Las gestiones estuvieron a cargo de José Luis Manzano, dueño de la compañía junto a Daniel Vila y se cerró con el asesoramiento de Carlos Joost Newbery, un conocido operador financiero que fue el que acercó a Cargill.

Carval otorgó el préstamo con garantía de equity y opción de compra, o sea, podrán hacerse de acciones de Supercanal-Arlink, que confirmó la operación este sábado en un comunicado. Voceros de la compañía negaron  que hubiera opción a equity, pero este medio pudo confirmarlo de fuentes al tanto de la operación.

«Se ampliarán los servicios de televisión digital, telefonía e internet, en un mercado cada vez más demandante de contenidos de video de alta definición y mayor velocidad de navegación en internet», informaron Vila y Manzano en su comunicado.

Vila y Manzano necesitan invertir en fibra óptica para vender Supercanal a Telefónica o a Carlos Slim, que ofrecen un precio bajo por su obsoleta tecnología. El fondo de inversión se quedará con acciones.

Según se supo , Carval ya desembolsó 30 mil millones de dólares y abonará el resto en un tiempo.

Vila y Manzano necesitan como el agua esta inversión para ponerse competitivos en un mercado que avanza rápido hacia el cuádruple play, habilitado desde el 1 de enero por un decreto presidencial de hace un año.

Cuentan con una vasta red de cable pero con tecnología de cobre, la más obsoleta del mercado, incapaz de proveer internet de banda ancha en condiciones razonables.

Esta carencia le complica los planes de vender el cable a Telefónica o Claro, del mexicano Carlos Slim, un objetivo que Vila y manzano no descartan ya que su compañía al no tener operador telefónico quedó en notoria desventaja tras la fusión de Clarín con Telecom.

Vila y Manzano ya en el pasado tuvieron contactos con Slim, pero como su red estaba tan atrasada nunca lograron ponerse de acuerdo en el precio. Por eso ahora transitan el camino inverso, primero se actualizan tecnológicamente, para luego -eventualmente- volver a la mesa de negociaciones fortalecidos.

Un futuro acuerdo entre Supercanal y algunas de estas multinacionales representaría un desafío para el Grupo Clarín, que hasta ahora está muy cómodo en el actual escenario de las telecomunicaciones de la Argentina.

Noticias Relacionadas

Repercusiones tras los audios de Sain: exigen su renuncia como asesor y que se lo investigue

Editor

Milei celebró el triunfo de la ultraderecha italiana: «Cambio de época»

Editor

Alberto Fernández saludó a la comunidad judía por el Rosh Hashaná

Editor
MinutoSantaFe.ar