El laboratorio AstraZeneca informó este lunes que la vacuna contra el coronavirus Covid-19 que desarrolla junto a la Universidad de Oxford muestra una respuesta inmunológica sólida en adultos mayores, el grupo de mayor riesgo frente a la pandemia.

El laboratorio también admitió reacciones adversas a la aplicación, a la que describió como menores, de la vacuna que en América Latina será desarrollada en México y la Argentina.

La novedad fue confirmada al reanudarse los ensayos que habían sido suspendidos por una reacción adversa en uno de los voluntarios, indicó el diario británico Financial Times.

La investigación concluye que la vacuna desarrolla anticuerpos protectores y células T en grupos de mayor edad, mientras que el siguiente paso será determinar si también evita que ese grupo contraiga enfermedades graves o mueran a causa del virus, situación que no es totalmente segura a partir de la respuesta inmunológica obtenida.

Los adultos mayores, con el sistema inmunológico de menor respuesta y debilitado por el paso del tiempo, son el grupo más vulnerable ante el coronavirus.

El resultado reciente registrado en adultos mayores es compatible con los datos publicados en julio, que apuntaban a que la vacuna generó «respuestas inmunes robustas» en un grupo de adultos sanos de entre 18 y 55 años.

Las pruebas de la vacuna habían sido suspendidas en todo el mundo, inclusive en la Argentina, a inicios de mes pasado debido a que un voluntario en un estudio británico se enfermó.

Los ensayos clínicos sin embargo ya se reactivaron en varios países y la farmacéutica británica dijo que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos le dio la luz verde el viernes para su reanudación en ese país.

A principios de mes, AstraZéneca informó que inició pruebas en un medicamento realizado a partir de dos anticuerpos y que sería efectivo para tratar a personas enfermas por el coronavirus Covid-19.

En otro orden, el diario Daily Mail reveló que los hospitales públicos del Reino Unido ya se están preparando para vacunar al personal sanitario contra el coronavirus a principios de diciembre.

Ese medio tuvo acceso a un correo electrónico interno, enviado por un jefe de una unidad especializada del NHS (como se le llama al servicio público de salud en el Reino Unido) a su personal, donde les informa que están preparando un programa nacional de vacunación para antes de Navidad.

El diario también consignó que el Gobierno británico introdujo nuevas leyes que permitirían al Reino Unido eludir el proceso de aprobación de la Unión Europea (UE) de la vacuna si está lista antes del final del período de transición posterior al Brexit el 31 de diciembre.

Esto aumenta el optimismo de que pronto al primer ministro Boris Johnson pueda relajar las restricciones sociales que tiene paralizado al país desde marzo.